La capilla de la Virgen María

Al ser la madre de Jesucristo, la Virgen María es venerada por encima de todos los demás santos. Oraciones, himnos, iglesias, altares, órdenes religiosas, peregrinaciones y fiestas están dedicados a ella. En el mes de mayo, se le rinde homenaje rezando el Rosario y con flores y velas.

Debido a que la iglesia de la buhardilla carece de espacio para un altar dedicado a la Virgen, se ha utilizado esta zona de detrás del altar como su capilla. Cerca del altar se encuentra una estatua polícroma de la Virgen María de madera de tilo (h. 1690), que data probablemente del inventario de la iglesia de la buhardilla. Sujeta a Jesús en sus brazos y se alza sobre la media luna. Bajo sus pies, pisa una serpiente, el símbolo del mal.