Sobre el museo

Un tesoro escondido en la buhardilla

Ubicado en el corazón del centro de la ciudad de Ámsterdam, se encuentra un pequeño milagro: el Museo Ons’ Lieve Heer op Solder (Nuestro Señor en la Buhardilla). Los visitantes van a descubrir una casa del canal excepcionalmente bien conservada del Siglo de Oro. Estrechos pasillos y escaleras conducen a zonas de estar, cocinas y dormitorios con mobiliario de época, finalizando en lo que es, literalmente, el elemento más destacado del museo: una iglesia completa en la buhardilla.

La iglesia fue construida por el entonces dueño de la propiedad, el acaudalado comerciante católico Jan Hartman (1619-1668), que residió allí con su familia durante un momento en que las ceremonias católicas estuvieron oficialmente prohibidas en los Países Bajos. En 1578, los protestantes se habían hecho con el poder en la ciudad. Los católicos romanos (un veinte por ciento de la población de Ámsterdam, en los siglos XVII y XVIII) quedaron en un lugar secundario. Ya no podían asistir a misa en las iglesias oficiales, que ahora se utilizaban para el culto protestante. 

 

Tolerancia
De origen alemán, Jan Hartman compró en 1661 la mansión junto al canal en el Oudezijds Voorburgwal, y también los dos edificios situados detrás de la misma, e hizo unir los pisos superiores de los tres edificios. Allí es donde se encuentra la iglesia. El ayuntamiento de la ciudad protestante sabía de la existencia de la iglesia en la buhardilla, pero toleraba casi todas las religiones en Ámsterdam. Por ello, la iglesia es un ejemplo típico de la tolerancia religiosa característica de los Países Bajos, cuyas bases sentó Guillermo de Orange en el siglo XVI. La libertad de creencias y la libertad de conciencia son hoy en día los pilares del museo. Por lo tanto, Ons’ Lieve Heer op Solder es, incluso hoy en día, un maravilloso lugar de experiencia y reflexión.

Ampliación
Después del Rijksmuseum, Ons’ Lieve Heer op Solder es el museo más antiguo de la ciudad. Cada año recibe más de 100.000 visitantes. Este singular monumento del Siglo de Oro se ha preservado principalmente gracias a la iniciativa privada. En 2015, el monumento se amplió con un edificio adicional situado en Oudezijds Voorburgwal 38, donde se encuentra la entrada. Los dos edificios están ahora conectados entre sí por medio de un pasaje subterráneo. Ons’ Lieve Heer op Solder es ahora un museo donde la historia se hace tangible, donde todo es antiguo y auténtico, donde los visitantes disfrutan del edificio y de su historia, y donde pueden establecer un vínculo con la actualidad.