Reglas de la casa

Para que la visita al Museo Ons’ Lieve Heer op Solder transcurra adecuadamente tanto para usted como para los demás visitantes, aplicamos las siguientes normas:

·  La visita al museo es a su propio riesgo
· El museo es de difícil acceso para personas que tienen dificultad para caminar, debido a las numerosas escaleras
· No está permitida la entrada al museo con tacones de aguja
· En las instalaciones del museo no está permitido comer, beber o fumar
·  Deberá seguir en todo momento las instrucciones del personal del museo
·  Guardarropa: deberá dejar los bolsos/mochilas (obligatorio) y los abrigos en el guardarropa. Le rogamos que no deje ningún objeto de valor.

Para visitas de grupos existen algunas normas adicionales:
·  Las visitas guiadas son realizadas únicamente por docentes del Museo Ons' Lieve Heer op Solder. Los demás grupos de visitantes podrán realizar la visita al museo de forma individual (con la audioguía).
·  El docente o acompañante del grupo será responsable de la realización de la visita y del comportamiento de los estudiantes o participantes. Esperamos que disponga de suficientes acompañantes; como mínimo, un supervisor por cada 10 estudiantes/participantes, a los que acompañarán durante la visita al museo.
·  Asegúrese de que los estudiantes o participantes no causen molestias a los demás visitantes, que no hagan demasiado ruido y no corran en el museo.
·  Si los estudiantes/participantes deben responder a preguntas sobre papel, deberán utilizar portanotas con base rígida como soporte inferior. Estos portanotas se encuentran disponibles opcionalmente en la recepción del museo. Asegúrese de que los alumnos no se apoyan para escribir en las mesas, vitrinas o paredes.
·  Cuando haya varios grupos: acuerde de antemano un lugar común para el final de la visita y el punto de encuentro.

NOTA: Algunas normas pueden parecer obvias; por supuesto, está prohibido tocar los objetos. Aun así, a menudo sucede que los visitantes/estudiantes pretenden señalar los objetos con el dedo o con el bolígrafo. No todo el mundo es consciente de que los objetos en el museo son auténticos, y por lo general, únicos.